Blog


BLOG DE LA MARCA DE COSMÉTICA GENÓMICA PERSONALIZADA

Genética y piel

Artículo de onegen | Publicado en Genética
Eva mitocondrial - adn

El avance en las investigaciones sobre el genoma humano ,está desvelando cada vez más datos sobre el funcionamiento de nuestro organismo. Por ejemplo, sabemos que la genética influye en un 60% en el proceso de envejecimiento de la piel. Se ha descubierto que existen genes responsables de proporcionar humedad, elasticidad o capacidad antioxidante. Según actúen estos genes, las células de nuestra piel mostrarán signos de vejez a partir de un momento dado de nuestra vida.

Pero, según en qué términos se habla de ciencia y genética, nos resulta algo complicado entender de qué se trata. En este post, contamos algunos de los datos básicos.

La genética es la ciencia que estudia la herencia biológica, es decir, los mecanismos de transmisión de los caracteres biológicos de generación en generación, y cómo éstos se expresan en cada persona. Al igual que todos los seres vivos en la Tierra, los seres humanos somos también el resultado de un desarrollo evolutivo que ha estado sucediendo durante millones de años.

El cuerpo está formado por tejidos y estos son un conjunto de células. La herencia biológica de nuestros ancestros, tipo y color de la piel, altura, color de los ojos, etc, se encuentra en el ADN (ácido desoxirribonucleico) y este, se halla en cada una de nuestras células. 

Si ponemos una célula, por ejemplo de la piel, bajo el visor de un microscopio y le damos al zoom, veremos que hay un núcleo central donde se alojan las estructuras conocidas como cromosomas, los auténticos guardianes de toda la información. Cada cromosoma está compuesto por una molécula muy larga en forma de hélice, una especie de escalera de caracol genética. Los cromosomas están organizados en forma de hélice. Esto se sabe gracias al trabajo, poco reconocido públicamente de la científica, Rosalind Franklin.

cromosomas_ADN_OneGen01_blog

La gran enciclopedia de nuestro organismo

Cada una de nuestras células contiene una doble hélice de ADN, con la información genética heredada del padre de la madre. Es decir, en cada célula tenemos 23 pares de cromosomas.

Si cerramos aún más el objetivo del visor de nuestro microscopio, podremos observar que cada una de las hélices está formada por la unión de unas estructuras llamadas nucleótidos. De estos, existen 4 tipos distintos: adenina guanina, timina y citosina. Se representan utilizando las iniciales A,G,T y C.  Así pues, la molécula de ADN contiene nuestro código genético expresado con una combinación de las 4 letras.

Una molécula de ADN se compone de unos 3 mil millones de nucleótidos, es decir, de combinación de las letras A,G, T y C. El conjunto total es lo que se denomina genoma. Una curiosidad, si quisiéramos escribir todo el genoma en un libro, necesitaríamos unos 1.500 volúmenes de mil páginas cada uno. Así pues, tenemos una gigantesca enciclopedia de datos en cada una de nuestras células.

Los genes son los diversos tramos de la hélice o escalera de caracol que hemos comentado anteriormente. Estos, contienen la información para la creación de proteínas que son la clave para el buen funcionamiento de nuestro organismo. Las proteínas se construyen a partir de moléculas más pequeñas, denominadas aminoácidos. Los genes llevan la información que indica a los aminoácidos cómo crear la secuencia correspondiente para formar una proteína.

Cada persona contiene un código genético único (salvo en el caso de gemelos homocigóticos), pero resulta curioso que los genes humanos solamente representan el 2% del genoma humano. De hecho, compartimos el 98% de composición genética con el chimpancé y un 60% con un plátano.

La composición genética determina mucho más que la estructura de una planta, o el color de nuestra piel, ojos o cabello. Tiene también mucho que ver en el desarrollo de todo el cuerpo, las defensas ante los ataques externos o el proceso de envejecimiento.

Mutaciones en los genes

Mutación en latín significa cambio. En genética, mutación equivale a cambio en la secuencia de ADN. Esto puede ocurrir de varias maneras: un nucleótido puede ser insertado en una secuencia, otro se puede borrar, otro puede ser reemplazado, etc. La sustitución de un nucleótido por otro, que heredarán los descendientes, se llama Single Nucleotide Polymorphism (SNP). Estos polimorfismos suponen cambios en la formación de proteínas y su función. Así pues, son los SNPs los que hacen que cada persona sea única.

¿Te gustaría conocer tu ADN? Cuéntanos tu opinión. Si el artículo te ha gustado, compártelo en tus redes sociales.

onegen

Cosmética genómica personalizada at Prima-Derm
Puedes encontrar one.gen/0,1 en la tienda online, farmacias y Skin Genomic Center Barcelona.

Si tienes alguna duda de dónde puedes encontrar one.gen/0,1 contacta con nosotros a través del número de teléfono que te indicamos a continuación.

Teléfono: 935 662 808

Horario: de lunes a viernes de 9 a 18 h

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*