Blog


BLOG DE LA MARCA DE COSMÉTICA GENÓMICA PERSONALIZADA

El origen genético de la intolerancia a la lactosa

Artículo de Pilar Villacampa | Publicado en Genética
El origen genético de la intolerancia a la lactosa

Siempre he sido un poco atípica en mis gustos a la hora de comer, ya desde niña, la leche, ese alimento que todos los niños adoran, especialmente cuando le añaden cacao en ella, no me atraía. Sin lugar a dudas, hacerme beber la leche ha sido una de las grandes batallas con las que ha tenido que lidiar mi madre en su día a día, y que aún hoy me recuerda cada vez que voy a comer a su casa los domingos.

Como era de esperar, lo primero que hice cuando me fui de casa y empecé a cocinar por mi cuenta fue olvidarme de mi vaso de leche diario. De esta forma, mi consumo de leche se quedó casi en el olvido a no ser que, instigado por el hábito social, de quedar “para hacer un café” me viese obligada a  consumirlo.  Fue en un día de esos, de café a las cinco de la tarde, cuando comencé a darme cuenta que había algo de aquello que no me acaba de sentar bien. El veredicto no tardó en llegar en forma de intolerancia a la lactosa, cada día pienso más que el cuerpo es sabio y que lo que me pasaba de niña no es que no me gustase la leche que me preparaba mi madre, sino que en realidad mi cuerpo ya me daba un claro signo de que aquello no era para mí, mientras tanto mi madre me seguía insistiendo con aquello de “sino la tomas no crecerás”.

¿Qué es la lactosa?

La lactosa es el azúcar presente de forma natural en la leche de los mamíferos. Para poder digerir este azúcar el cuerpo humano necesita de una enzima llamada lactasa, cuando una persona es intolerante a la lactosa en realidad lo que estamos diciendo es que su cuerpo no fabrica suficiente  de esta enzima para degradarla. Genéticamente estamos marcados para dejar de fabricar lactasa entre los 2 y 4 años, coincidiendo con el fin del periodo de lactancia materna.

¿Pero entonces porque hay gente que  es intolerante y otra qué no?

La respuesta a esta pregunta la encontramos también en los genes y en la evolución natural. Hace miles de años fueron muchos los poblados ganaderos que comenzaron a tomar leche de los animales como fuente de alimento (hemos de tener en cuenta que en aquella la época la escasez y la dificultad de obtener alimentos era mucho más complicada que a día de hoy, por este motivo la leche en seguida constituyó un recurso proteico de acceso fácil y  diario, evitando de esta forma tener que esperar a que la siembra del diese sus frutos o matar al animal).

Aquellos que la digerían mejor eran aquellos que tenían una mutación genética localizada en el gen que hacía que la fabricación de la lactasa no se desactivase después de la infancia, en concreto se trata del SNP C/T 13910 y, evidentemente, estos, mejor adaptados al medio, eran los que más sobrevivían y cuya mutación del gen traspasaban a sus hijos.

Mapa de intoleracia a la lactosa

Se estima que el 70% de la población mundial tiene intolerancia a la lactosa, eso si, su presencia varía mucho en función de la región del mundo que miramos. De esta forma, las poblaciones del norte y centro de Europa, de origen esencialmente ganadero, presentan en su amplia mayoría esta mutación del gen, mientras que en climas más benévolos y, con menos ganadería y más conreo, el número de intolerantes aumenta.

Referencias
Scrimshaw NS, & Murray EB (1988). The acceptability of milk and milk products in populations with a high prevalence of lactose intolerance.

Pilar Villacampa

Maketing Manager at Prima-Derm
Licenciada en Administración y Dirección de Empresas y postgraduada en Marketing Estratégico y Comunicación ha desarrollado su vida laboral por entero en el mundo de la empresa, primero como consultora de negocio y, desde hace seis años, en Prima-Derm. Centrada en los últimos años en el desarrollo de nuevos projectos y la apertura de nuevos mercados, en su día a día se encarga de convertir la ciencia más innovadora en la cosmética más vanguardista.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*