Blog


BLOG DE LA MARCA DE COSMÉTICA GENÓMICA PERSONALIZADA

Análisis genético. ¿Cuánto estás dispuesto a pagar por conocer tu futuro?

Artículo de Pilar Villacampa | Publicado en Genética
análisis genético

Ahora que parece que toda la gente de mi alrededor ha decidido embarazarse al mismo tiempo,  no sabría decir el gran número de veces que he escuchado aquello de “me da igual el sexo del bebé, lo único que me importa es que venga sano”.

No podemos escoger los genes con los que nacemos pero si cómo “jugar” con ellos

La verdad es que nuestro reloj biológico se pone a funcionar desde el mismo momento de la concepción, en el instante en que el espermatozoide más rápido fecunda el óvulo produciéndose en ese momento un intercambio de información genética. A partir de ahí, ya no hay vuelta atrás. Un nuevo ser está en proceso de formación y, el cómo vaya a ser en un futuro también.
Después de nuestros padres, somos nosotros mismos quienes nos pasamos la mitad de nuestra existencia pidiendo a la vida que, sobre todo, nos dé salud y la otra mitad arrepintiéndonos de no habernos cuidado como es debido. Haciendo un paralelismo con una de las frases más celebres de Emilió Duró*, podríamos decir que en la vida no podemos escoger los genes con los que nacemos pero si cómo “jugar” con ellos. Y para ello, los análisis genéticos son los que nos pueden decir cómo.

¿Para qué sirven los análisis genéticos?

Este tipo de análisis nos permite descifrar qué esconde nuestro ADN, es decir, saber exactamente cuál es nuestra predisposición (marcada como he dicho anteriormente desde el momento de nuestra concepción) a sufrir, en más o menos medida, los estragos de determinadas enfermedades, a conocer cómo vamos a envejecer o averiguar cuál es nuestra compatibilidad genética ante determinados fármacos o cosméticos.
Para aquellos que no estéis muy familiarizados con los conceptos genéticos y, siguiendo con los paralelismos, intentaré explicar de una forma sencilla qué son los genes y por qué es tan importante conocerlos.
Imaginemos que cada uno de nosotros no seamos más que un guiso creado por nuestro padre y nuestra madre en donde ambos aportan sus ingredientes a la receta final. Cada ingrediente de esta “receta humana” es el equivalente a nuestros genes; cada uno por separado tiene una función en concreto, en nuestro guiso cada componente sirve para confeccionar el sabor, el olor, el color o la textura final del mejunje que estamos cocinando y, en el caso de nuestros genes, cada uno de ellos van a determinar nuestro color de pelo, nuestra condición física o cómo es nuestra piel.

La importancia de conocer nuestros genes

Conocer nuestros genes es conocernos a nosotros mismos; es conocer  en qué vamos “sobrados” y en qué vamos a quedarnos “cortos” en nuestra vida a nivel genético.  Se trata de saber hoy  si me tengo que cuidar o vigilar más en un algunos aspectos que en otros. Por ejemplo, al  hacerme mi test genético he podido saber cosas tan curiosas como que mi cuerpo tolera bien el azúcar con lo que no tengo que privarme de los dulces y me parece, la verdad, ¡una gran noticia para mi paladar!. Pero, en cambio, no tolero bien los lípidos así que me voy a tener que cuidar en cuanto a comer fritos o sobrasada.

Otra de las cosas que he podido averiguar gracias a mi test genético de ADN es cómo mi piel es y cómo voy a envejecer. Por ejemplo,  gracias al estudio  de los genes encargados de fabricar colágeno (principal componente de la piel) he descubierto que no lo fabrico con la suficiente calidad así que, ahora que lo sé, no tiene mucho sentido que me compre cremas que me ayuden a estimular la cantidad de colágeno que mi propio cuerpo no lo fabrica de suficiente calidad. Mi crema ideal por tanto debe contener ingredientes que me ayuden a mejorar la calidad de este colágeno, así como otros que contrarresten los efectos de mi “deficiencia genética”.

 ¿Cuánto estás dispuesto a invertir hoy pera conocer tu futuro de mañana?

No nos vamos a engañar: realizarse un test genético no es barato y su precio va aumentando en función de cuántas más cosas quieras saber sobre nuestros genes. Sin embargo, hay una cosa positiva en todo esto: los genes no cambian, así que i tienes en cuenta que se trata de una única inversión para toda la vida… ¿cuánto estarías dispuesto a invertir hoy para conocer tu futuro de mañana?

Es sólo cuestión de tiempo que todos dispongamos de análisis genéticos y que el certificado de nacimiento venga junto al análisis genético de los recién nacidos; de esta forma las madres podrán saber desde el minuto uno “de qué pie cojean sus hijos” y tomar las medidas más oportunas en cada caso.

Hoy con Prima-Derm, ya puedes preguntarle a tu genes

Desde el año pasado Prima-Derm pone a disposición de todos nosotros la posibilidad real de saber cómo vamos a envejecer, qué predisposición genética tenemos ante las enfermedades y cuáles son los medicamentos y los cosméticos más idóneos para nosotros.

A partir de ahora, cuando te preguntes sobre tu futuro, se acabó preguntar a las estrellas. A partir de hoy, mejor, pregúntale a tus genes.

____

*Consultor y Coach

Pilar Villacampa

Maketing Manager at Prima-Derm
Licenciada en Administración y Dirección de Empresas y postgraduada en Marketing Estratégico y Comunicación ha desarrollado su vida laboral por entero en el mundo de la empresa, primero como consultora de negocio y, desde hace seis años, en Prima-Derm. Centrada en los últimos años en el desarrollo de nuevos projectos y la apertura de nuevos mercados, en su día a día se encarga de convertir la ciencia más innovadora en la cosmética más vanguardista.

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*